Cortometraje

El Arte de Desenterrar

Mediante arteterapia, Maria involucra a niñes en un proceso de sanar a través del cuerpo. Este corto entra en su espacio sensorial y psicológico, y nos invita a encontrar en él un lugar para nuestros propios cuerpos y emociones.
Llegamos al mundo con una curiosidad corporal. Vehículo de descubrimiento, nuestros cuerpos se convierten en el canal entre nuestros mundos interiores y exteriores, transformando tacto y olfato y escucha en rutas sinápticas. A menudo se dice que estamos programades para la conexión, pero me pregunto si no sería más preciso decir que estamos programades por la conexión, u hoy en día, desafortunadamente, por la des-conexión. Sin el tejido de comunidades afectivas y con la razón imperando en nuestras sociedades modernas, la sensibilidad y la conexión se pueden ver descartadas rápidamente, condenando a nuestros cuerpos y mentes a separarse desde la primera infancia.

Este documental observacional sigue a Maria Kalasnikova, una arte terapista trabajando para re-centrar la experiencia corporal y afectiva en el proceso de desarrollo de les niñes. Trabajando desde teorías de afectividad y desarrollo infantil, ella usa colores, texturas y juegos para involucrar atentamente a les niñes en un proceso de sanar a través del cuerpo. El cortometraje se adentra en el espacio sensorial y psicológico de María, e invita a la audiencia a encontrar en él un lugar para sus propios cuerpos y sus propias emociones.

Dentro de este volumen de Reconectar, quise recontextualizar el corto para preguntar: ¿Qué estamos perdiendo al reducir nuestro conocimiento a solo aquello que se pueda entender con la razón? ¿No serían las formas corporales, afectivas e incluso espirituales de conocimiento más cercanas a la sabiduría de la Tierra? ¿Podrían ellas abrirnos a encuentros con otros seres que, como bebés o niñes, no se someten a la dictadura de la lógica racional? Mi esperanza es que, después de este cortometraje, podamos salir del consultorio de María con una mayor sensibilidad para los mundos interiores y exteriores que hemos estado pasando por alto.
“Cuando miramos, estamos haciendo algo más deliberado que ver pero más descuidado que pensar. Nos estamos poniendo en un estado sensorial que es a la vez uno de vacancia y de mayor conciencia. (…) mirar con cuidado requiere fuerza, calma y afecto. El afecto no puede ser abstracto; debe ser un afecto de los sentidos. (…) ¿Se puede aprender a mirar con más atención? ”

(David Macdougall, 2006, p.7)

CRÉDITOS

Dirección y Cinematografía
Alessandra Baltodano

Edición y colorización
Alessandra Baltodano

Posproducción de sonido
Diego Ezpeleta

Texto
Alessandra Baltodano

Ilustración de portada
Irene Arteaga

2017. Tallinn, Estonia

Publicado en Julio, 2020
Volumen 3 , Número 3

NUESTRAS RECOMENDACIONES

Fragmentos de un todo

Una colección de instantes en medio de una pandemia.

Un paisaje que habla

Una meditación sobre paisaje, Historia y documental creativo.

¿QUIÉN HABITA A QUIÉN?

Una entrevista sobre nuestra convivencia con los microorganismos.

Talitha Koum

Un viaje sensorial a una tierra de olivos, amor e injusticia.

MÁS HISTORIAS
OJOWimblu-gris-05

En Wimblu creemos en el poder de las historias para re-imaginar un mundo justo y sano para todas las formas de vida.

APOYÁ NUESTRA REVISTA
pencil heart magnifier cross chevron-up