Un paisaje que habla

De lenguas en arroyos sombreados